Los Campeones del Campo Olímpico.

Todo comenzó en Los Ángeles 1932 cuando Coca-Cola patrocinó la 29ª Olimpiada. En estos días, en el Parque Olímpico de Londres solo se aceptan tarjetas Visa, McDonald’s campa en solitario con cuatro restaurantes -entre ellos el más grande del mundo- y en materia de cerveza, los visitantes sólo pueden beber Heineken que junto con Coca-Cola son las únicas empresas que pueden vender alimentos bajo su propia marca.

Patrocinadores y proveedores oficiales de Londres 2012 dictan sus reglas en estos Juegos y tienen el monopolio para alimentar y dar de beber a los deportistas y al público en las instalaciones olímpicas. Todo en base a los acuerdos confidenciales que han firmado con el Comité Olímpico Internacional y el comité organizador británico.

Incluso existe una “policía de marcas”, especialistas en publicidad, para que se respete todo este monopolio. Un control que afecta a los deportistas, que “no están autorizados a promover marcas” ni siquiera a través de redes sociales como twitter, a los trabajadores vinculados con los Juegos que tapan las marcas de sus ordenadores en vista que no son marcas patrocinadoras del evento, y también a los seguidores y visitantes, que se han quedado sin entradas mientras las gradas estaban vacías (probablemente por el no uso de las entradas asignadas a patrocinadores y otros comités olímpicos).

Un dato más, los ingresos por patrocinios globales y derechos televisivos han pasado, en los once años que lleva el belga Jacques Rogge en la presidencia del Comité Olímpico Internacional, de 1.800 millones de euros en el año 2000 a casi 4.000.

(Source: http://www.youtube.com/)

Pin It on Pinterest